top of page
Se presenta proyecto: Escuelas de Campo de Agricultores (ECA) como estrategia de protección de las Sierras de Chapala y el Lago Chapala
  • El ICT promueve un encuentro con diversas organizaciones y logra definir actividades de colaboración que ampliarán los impactos de este proyecto en las Sierras de Chapala.

El día de ayer, 31 de octubre, compartimos con actores estratégicos vinculados al desarrollo rural y cuidado ambiental uno de nuestros proyectos clave: Las Escuelas de Campo de Agricultores (ECA) como estrategia de protección de las Sierras de Chapala y el Lago Chapala. En el encuentro estuvieron representantes de instituciones de gobierno, organismos públicos descentralizados, organizaciones de la sociedad civil, iniciativa privada y productores locales.


Dimos a conocer cómo estamos impulsando diferentes Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN) de tipo productivo en las Sierras de Chapala bajo la modalidad de escuelas de campo. Entre otras SbN, el trabajo de capacitación en las ECA se ha centrado en enseñar buenas prácticas en: ganadería regenerativa, agroecología, agroforestería, uso de semillas criollas, y mejoramiento de recursos hídricos y suelos.


Algunas de nuestras metas y resultados esperados son:


Metas 2022-2027 del Instituto Corazón de la Tierra (ICT)

  • La creación de 5 escuelas campesinas.

  • La capacitación a 180 productores en prácticas SbN.

  • Crear cinturones agroecológicos en 1,000 hectáreas circundantes a dos Áreas Naturales Protegidas. Sitios en los que se aplicarán las SbN que se enseñen en las escuelas de campo.

  • La creación de una mesa de trabajo entre gobierno, academia y organizaciones de la sociedad civil para promover mejores prácticas agropecuarias.

Resultados esperados al final del proyecto

  • Reducción de uso: 635,000 kg de fertilizantes y 12,200 kg de sustancias-base de pesticidas.

  • Reducción de 1,000 toneladas de CO2 equivalente.

  • Reducción de costos de 50% para agricultores y ganaderos.

  • Aumento de la infiltración en la región.

  • Aumento de la resiliencia ante el cambio climático (reducción de riesgos).

  • Mejoramiento organizativo de productores (formas de producción y compras por volumen).

Para nuestra organización es prioritario destacar que la participación de los socios locales es clave para conservar los bosques que alimentan al Lago Chapala, por ello, la conformación de escuelas de campo (ECA) y su trabajo articulado en red, se ha vuelto una prioridad para el ICT.


Las escuelas de campo son espacios de aprendizaje e intercambio de experiencias que son integradas por productores y productoras dedicados a la agricultura y ganadería principalmente. En estos espacios de intercambio de experiencias y conocimientos, se enseñan técnicas de conservación y buen manejo que recuperan e incrementan los beneficios que la naturaleza brinda a las personas (a esto llamamos Soluciones basadas en la Naturaleza-SbN). Estas técnicas reducen la presión sobre los bosques, mejoran las condiciones de vida de los productores y favorecen la reducción de emisiones de efecto invernadero.


Este encuentro fue estratégico ya que se definieron actividades de colaboración y futuros acuerdos con algunas de las organizaciones presentes con el propósito de lograr mayores impactos de este proyecto en las Sierras de Chapala.


Algunas de las organizaciones e instituciones presentes fueron la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), la Secretaría de Desarrollo Rural, el Fideicomiso para la Administración del Programa de Desarrollo Forestal del Estado (Fiprodefo), la Asociación Intermunicipal para la Protección del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable del Lago de Chapala (Aipromades), la Compañía DIAGEO, la Fundación Ecológica Selva Negra, A.C. y Cooperativa Milpa, entre otros.


Cabe mencionar que este proyecto lo impulsa el Instituto Corazón de la Tierra como parte de los proyectos Biodiversidad y Clima, y Cuencas y Ciudades V. El primero de ellos, financiado por el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Seguridad Nuclear y Protección al Consumidor de Alemania, Global Nature Fund, y la Iniciativa Climática Internacional (IKI); mientras que el segundo tiene respaldo del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C. y la Fundación Gonzalo Río Arronte.

bottom of page